Feeds:
Entradas
Comentarios

Vuelve Tick, Tick… Boom!

Pues sí, por fin volvemos a programar el musical de Jonathan Larson, Tick, Tcik… Boom!. Para mi gusto el mejor trabajo que hemos hecho en Tela-Katola. Es probablemente, de todos los montajes que he dirigido, el que más he conseguido que sea lo que yo quería que fuera. Veo los ensayos, cada una de las escenas, las canciones… y me entusiasman!

Aquí dejo un ensayo de la gran Tick Tick Band.

Anuncios

Y un anuncio más…

Y aquí está el resultado final del anuncio de PlayStation…

Más anuncios…

Tras el rodaje del anuncio de ONO he tenido la fortuna de rodar 3 anuncios más en un intervalo de 3 meses.

El primero fue el 30 de Agosto de 2011 en el Café Barbieri de Lavapiés (Madrid), donde rodé una secuencia para un anuncio de Movistar. en el montaje final esa secuencia dura un segundo exacto… 🙂

Poco después, el 12 de septiembre de 2011 ruedo en un piso privado de la C/ Libertad de Madrid, un spot completo para una campaña de El Corte Inglés.

Y, apenas una semana después, el 20 de Septiembre de 2011, ruedo en la Calle Embajadores de Madrid un viral para Playstation. Curiosamente el rodaje iba sobre un coche que había sido incendiado y poco después de la hora a la que hemos sido convocados, cuando estamos sentados en una terraza de esa misma calle esperando el comienzo del rodaje, se produce un aparatoso accidente de coche justo delante de nuestras narices. Por fortuna no hay heridos de gravedad, pero el rodaje se retrasa hasta altas horas de la noche.

A la fecha de esta publicación aún no he encontrado el vídeo que se grabó. Sigo buscando!

El Anuncio de ONO…

El día de mi cumpleaños, el pasado día 26 de Julio de 2011, lo pasé rodando un anuncio de ONO en el Desierto de las Bardenas Reales, en Navarra. Fue algo realmente divertido. Hacía de padre de un niño y una niña pelirrojos (!!), Darío y Ana, con los que me lo pasé bomba durante el día y medio de rodaje. Le mando un enorme saludo!

Y aquí se puede ver el resultado:

Puntos Cardinales…

No sé si soy el único al que le pasa, pero cuando voy por carretera y voy a acceder a la M-30 o M-40 y me encuentro con carteles de este estilo

no me parece del todo evidente saber por donde tengo que ir.

Yo sé hacia qué lado de la M-30 o M-40 quiero ir, pero de repente tengo que pensar, a veces en cuestión de segundos, en qué carretera estoy y en función de eso, ver a qué lados corresponden cada uno de los desvíos en función de las carreteras que han puesto en los carteles. No me parece el método más rápido para una decisión que se debe tomar el segundos. Quizá por eso no paro de ver coches dudar en este tipo de desvíos.

Y el problema es el poquísimo uso que hacemos en España de los puntos cardinales. Para mí lo fácil sería que me pusieran, por aquí al norte y por aquí al sur (si accedes por los lados) o por aquí al este y por aquí al oeste (si accedes desde arriba o abajo).

Hace poco charlaba con una amiga norteamericana que se sorprendía de esto. Me decía que había estado en el retiro y que era incapaz de apañarse con el mapa que había ahí:

por esa manía de poner las cosas en la orientación más cómoda para el maquetador, sin respetar los puntos cardinales. En el mundo anglosajón (y en general en cualquier mundo acostumbrado a los espacios abiertos o medios rurales) siempre tienen claro su orientación respecto a los puntos cardinales y por eso no conciben un mapa que no respete esto.

En EEUU se habla del Oeste, del Medio Oeste, del East Side y del West Side de Manhattan… incluso sabes en qué lado estás de las calles y avenidas porque se indica con un west, east, north o south. Para ellos es algo natural y les sirve para orientarse con rapidez. Para nosotros es algo simplemente que no forma parte de nuestra cultura, y es una pena, porque creo que es una forma chula de orientarse.

Psicópatas…

Hace poco alguien me decía que era extendida la creencia de que el mundo estaba gestionado por psicópatas. Y la verdad, es que tiene todo el sentido del mundo.

Primero entendamos qué es un psicópata. Quizá tenemos una imagen muy estereotipada de los psicópatas como criminales enfermos sedientos de sangre, pero eso no nos permite ver que se puede ser psicópata sin ser criminal, incluso estando bien integrado en la sociedad.

Para entender la psicopatía, hay que entender primero qué es la empatía. La empatía es la capacidad de sentir como propio los sentimientos ajenos, especialmente el dolor y el placer. Esta capacidad se ha desarrollado evolutivamente porque es muy útil en sociedad, ya que impide que los individuos se hagan daño unos a otros y que contribuyan, en cierta manera, a los éxitos conjuntos.

La empatía no sólo nos inhibe o dificulta a hacer daño a otro individuo, sino que además si un tercero es el causante del daño, lo sentiremos en cierto grado como propio y eso nos hará prestar nuestro apoyo. Si somos personas sanas.

La psicopatía es un trastorno de la personalidad que se caracteríza precisamente por la ausencia de empatía. Un psicópata no siente ningún dolor ni remordimiento al causar dolor ajeno. Pero ojo, no estamos hablando de un sádico, que siente placer por el dolor ajeno, sino simplemente, de aquel que no le supone un problema provocarlo, pero que sólo lo hace si eso le reporta un beneficio personal.

Y ahí entramos en la parte interesante. Cuántos de nosotros hemos pensado alguna vez… “Si fuera más cabrón, sería más rico” o “sería el jefe de todo esto”…

Pues ahí está la cosa.

La cosa es que, en muchos casos, para ser rico, para tener poder, para dirigir una gran empresa, para tener un buen cargo, incluso para ser político, es necesario poder tomar decisiones que provoquen grandes males a muchas personas para conseguir el beneficio propio…

…y esto sólo puede realizarlo un psicópata.

Así que la próxima vez que pienses en quienes nos dirigen, y en las decisiones que se toman… piensa si estamos siendo dirigidos por personas mentalmente sanas.

Tick, Tick… Boom!

Aunque se supone que estamos preparando Urinetown (y lo estamos!), nos ha surgido la oportunidad de montar un musical de pequeño formato en el Hall del Teatro Lara a muy corto plazo y había que aprovecharla.

Este espacio, también conocido como el Off del Lara, ha cogido bastante renombre útimamente apartir de los premios Max cosechados por “La función por hacer” (entre ellos Mejor Espectáculo de Teatro) estrenado en esta sala.

La obra que estrenaremos será el musical autobiográfico de Jonathan Larson, Tick, Tick… Boom!

Las funciones serán los días 13, 14 y 22 de Julio de 2011 a las 22:30.

El proceso está siendo complicado, ya que nunca he contado con tan poco tiempo para montar un musical, pero por otra parte cuento con uno de los mejores equipos con los que se puede soñar… Un reparto de tres personas maravillosas, Jorge, David y Laura, con buena formación teatral y musical que hace que todo sea muchísimo más fácil a la hora de trabajar. Una banda de gente estupenda, Kike, Ana, Joe, Gorka y Antonio, con muchísimas ganas de hacer buena música. Un equipo de escenografía y vestuario, dirigido por Anna Tusell, con unas ideas maravillosas que van a conseguir el mejor acabado con el que podría soñar y mi asistente particular que me ayuda y me alegra la vida como nadie, como es Samy.

Según vamos avanzando estoy cada vez más convencido del estupendo trabajo que estamos haciendo…

Desde aquí agradecer a la Universidad Politécnica de Madrid y el Grupo de Teatro de la Escuela de Teleco, No Es Culpa Nuestra, por cedernos los espacios de ensayo y Curtidores de Teatro por el espacio para casting y el apoyo.